domingo, 4 de noviembre de 2012

PSICOLOGIA DEL INCONSIENTE GAY, BISEXUAL Y HETEROSEXUAL

Con una sexualidad dividida
¿El bisexual es un homosexual no asumido?, ¿hay algún factor que gatille esta conducta?, ¿es algo antojadizo?, ¿cómo se vive sintiendo atracción física y sexual por ambos géneros? Éstas son algunas de las preguntas que se generan en las personas cuando se habla de la bisexualidad. Existen tantas preguntas como respuestas y todo dependerá, entre otras cosas, del individuo y su contexto.
Carla González C.
Acostumbrados a oír las categorías de hetero y homosexual, olvidamos que existen además aquellas personas que sienten atracción física, emocional y sexual por ambos géneros, es decir, son capaces de construir relaciones tanto con hombres como con mujeres.
A estas personas se les llama bisexuales, concepto que genera cierta discusión por quienes creen que es algo inexistente y que sólo se trata de – por ejemplo – homosexuales no asumidos que tienen la necesidad de establecer una doble vida para ser aceptados en la sociedad.
Para entender una aproximación distinta de lo que comúnmente creemos acerca de la bisexualidad, la psicóloga clínica del centro psicológico psicoanalítico Nudo Borromeo, Daniela Munizaga Álvarez, dice que es necesario comprender en una primera instancia qué es la sexualidad y para eso explica que a fines del siglo XIX, y desde el discurso médico, este concepto tenía que ver sólo con lo genital teniendo como único fin, lograr la reproducción.
“El instinto sexual apuntaría al otro sexo teniendo como meta la reproducción”, menciona y por lo tanto, todo lo que fuera en contra de aquello era considerado como algo patológico, una aberración, etcétera.
Posteriormente, la psicóloga menciona que será a través del psicoanalista austriaco Sigmund Freud, donde la definición de sexualidad cambia para agregar además del componente biológico - reproductivo, los conceptos de pulsión y libido, diferenciados del instinto animal y dados en la medida de la capacidad de elección que tenemos como seres humanos. “No elegimos por mera supervivencia”, asevera.
A través de esa ‘descentralización de la genitalidad’, se puede comprender – a juicio de Daniela Munizaga – algunos aspectos de la bisexualidad. Para la profesional, hay diferentes momentos en el ser humano donde circula la libido y que no sólo corresponden a la etapa de la pubertad donde se suele relacionar la aparición de la sexualidad en las personas. “La sexualidad está presente durante toda la vida del ser humano, nacemos con ella y corresponde a un enigma”, sentencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada